rascadores gatos anuncio

Gatos en Casa: Seguridad y Convivencia

gatos en casa, seguridadTener gatos en casa para mi es algo natural, en mi casa y en la de mis abuelos siempre había gatos que siempre iban por libre, no como ahora.
A los gatos siempre se les ha colgado ese tópico de independencia, aunque también recuerdo cómo mi abuelo se dormía la siesta con su gato en las rodillas…mientras que el gato también dormitaba.
Es cierto que con los años que tengo, el mundo ha cambiado muchísimo y tener una mascota, ya sea un gato o un perro, requiere muchísima más responsabilidad, hacia el gato y hacia la sociedad.
Si te haces responsable de un gato, tienes que hacerlo con todas las consecuencias: hacerle su cartilla sanitaria, ponerle su chip, llevar su calendario de vacunaciones, darle una alimentación adecuada y proporcionarle un ambiente seguro donde vivir…

Un familiar tiene un Maine Coon, y cuando el otro día me contó que se cayó desde su terraza del tercer piso, entendí por qué es tan importante la seguridad de mis gatos y la necesidad de poner unas mallas protectoras, porque “no todos los gatos tienen la misma agilidad”.
Hay ciertos tópicos que tenemos que descartar…si, es cierto que los gatos son ágiles, pero no todos tienen el mismo grado de agilidad y por supuesto, no tienen siete vidas. Afortunadamente el “gatito” ha salido adelante, con algunas secuelas, pero lo ha pasado mal.

Consejos para tener un gato en casa

Las viviendas están preparadas para nosotros, pero no siempre las condiciones necesarias para que tu mascota felina viva con seguridad. Mi consejo sería que:

  • Si vives en un piso, debes instalar mallas y redes de seguridad en balcones y ventanas. También si vives en un piso bajo o en una casa, y no quieres sorprenderte un día con la sorpresa de que tu gato se ha marchado de excursión.
  • Retira o asegura cualquier elemento decorativo inestable que esté en su paso, o que le pille cerca y pueda alcanzarlo. El peligro de que se caiga es evidente.
  • No es muy probable que acaben por tomar detergentes o productos químicos habituales en casa: insecticidas, lejías, pero por si acaso, no los dejes a su alcance. Los gatos son como niños, muy curiosos.
  • Como te digo, no es probable que se coman o mordisqueen algo “que no huela bien”, o que les resulte sospechoso, pero si son tan enredas como para liarse con una bolsa de plástico, o clavarse una aguja. Evita que puedan acceder a objetos cortantes o punzantes.
  • No sería la primera vez que un gato se mete en una lavadora o en un horno. Ten cuidado de dejar las puertas cerradas, o la precaución de revisar antes de poner una lavadora que tu gato no esté dentro. En el horno es más evidente.

Cosas y artículos para gatos en casa

Si como yo, eres un amante de los gatos y quieres tener uno en casa, debes saber que no sólo es una cuestión de paciencia, también debes proporcionarle su espacio y sus “cosas”, a partir de ahora será uno más de la familia.

  • La cama para el gato. Los gatos se pasan gran parte del día dormitando, debes proporcionarles un espacio y una cama adecuada a su tamaño y forma de dormir.
  • La caja de arena, o arenero. El arenero para gatos debe tener el tamaño adecuado y si hay que pecar, que sea un arenero grande, evitaremos que acabe tirando la arena fuera.
  • Rascador. Los gatos tienen la necesidad de marcar su territorio y afilarse las uñas. Si quieres que deje en paz tus muebles y sofás, debes darle su propio afilador de uñas.
  • Comedero y bebedero para gatos. Los hay de todo tipo, desde un bol antivuelco, hasta fuentes para gatos, dispensadores de comida automática, eso sí, tienen que tener su lugar y sus objetos propios.
  • Higiene. La higiene es un punto crucial, no sólo para tu mascota, también para ti si compartes el espacio. Tanto los peinados, como lavar su pelo de vez en cuando, deben formar parte de la rutina.
  • La alimentación. Aunque la base de su alimentación puede y debe ser un buen pienso seco, también hay comida húmeda, vitaminas y otros snacks que debes tener a mano, como la malta para gatos o la hierba gatera.

Ventajas de tener un gato en casa

Como ocurre con la mayoría de las mascotas con las que podemos socializar: perros, gatos, conejos…nos aportan mucha compañía y estabilidad emocional.
También hay que reconocer que son muy divertidos, mucho más que otras mascotas. Si les proporcionas un juguete, como un láser o un ratón para jugar, no se quien se lo pasará mejor, si tu gato o tú.
Como mascota, hay que reconocer que los cuidados que les tenemos que proporcionar son bastante relativos. Son muy independientes, no hay que sacarlos de casa, se acicalan ellos solos y son super limpios.
No necesitan un espacio amplio para vivir. Incluso si te decides por una raza de gatos grande, puedes tenerlos en un apartamento sin problemas.
Evidentemente, también tienen sus inconvenientes, pueden ser muy trastos y como toda mascota, hay que proporcionales atenciones.

La convivencia del gato en casa

Aunque independientes, los gatos son animales muy sociables. Se llevan bien con niños, ancianos y con otras mascotas, siempre que hayan compartido espacio desde hace tiempo.
Si tienes un perro y han crecido juntos, estoy seguro que me entiendes. Si viene el perro de tu vecino a casa, ya es otra historia.
Salvo pocas excepciones de alguna raza de gatos mucho más independiente de lo normal, es habitual que entre el gato y su dueño se establezca un vínculo muy fuerte. Con el tiempo el gato sabrá cuando estás de bajón y tu aprenderás a entender sus maullidos.

También puede ser de tu interés...