los gatos pueden comer queso

¿Los Gatos Pueden Comer Queso?

Contenido

Los gatos son conocidos por su naturaleza curiosa y su paladar exigente. Muchos dueños de gatos utilizan algunos alimentos humanos como snacks de gatos, entre los más populares están las lonchas de pavo natural o las de jamón York, y otro de los alimentos humanos que suscita mayor interés entre los dueños de gatos es el queso.

Es difícil resistirse a la idea de compartir un poquito de queso con tu gato cuando esos ojos grandes y expresivos te miran mientras disfrutas de un trozo de queso. Pero ¿Los gatos pueden comer queso? ¿Es bueno el queso para los gatos? ¿Pueden disfrutar de este alimento lácteo de la misma manera que lo hacemos nosotros?

En este artículo, exploraremos a fondo la relación entre los gatos y el queso, examinando los aspectos de seguridad, nutrición y salud que debes tener en cuenta antes de ofrecerle a tu gato un trozo de este manjar. ¡Prepárate para descubrir si tu gato puede deleitarse con un poco de queso o si es mejor dejarlo fuera de su dieta!

Snack natural para gatos El snack natural para gatos MjAMjAM con ternera es una deliciosa bolsa llena de jugosa carne de ternera que hará que tu gato se chupe los labios. Con un alto contenido de carne, no solo ofrece un sabor inolvidable, sino que también promueve el desarrollo muscular. Además, contiene ingredientes naturales como verduras, frutas y hierbas. Este snack también es una fuente de taurina esencial para los gatos y no contiene cereales, lo que lo hace adecuado incluso para estómagos sensibles. Una opción deliciosa y saludable para mimar a tu felino.

¿Pueden comer queso los gatos?

En cuanto a la pregunta de si los gatos pueden comer queso, la respuesta es sí, pero con ciertas precauciones. Los gatos son carnívoros estrictos por naturaleza y su dieta ideal se basa en proteínas animales. El queso, por otro lado, es un producto lácteo que contiene lactosa y grasas, lo que puede plantear algunos problemas a los gatos.

Mientras que algunos gatos pueden tolerar pequeñas cantidades de queso ocasionalmente sin experimentar problemas digestivos graves, tu gato puede tener intolerancia a la lactosa y una pequeña cantidad de queso podría derivar en graves problemas digestivos.

Gatos intolerantes a la lactosa

La lactosa es el azúcar natural que se encuentra en la leche y los productos lácteos, y para muchos gatos, la capacidad de digerirla disminuye con la edad. Esto significa que son propensos a volverse intolerantes a la lactosa a medida que crecen.

La intolerancia a la lactosa en los gatos se debe a una disminución de la producción de lactasa, una enzima necesaria para descomponer la lactosa en azúcares más simples que el organismo puede absorber. Cuando un gato intolerante a la lactosa consume productos lácteos como el queso, la lactosa no se descompone adecuadamente en su sistema digestivo, lo que puede llevar a problemas gastrointestinales como diarrea, vómitos o malestar abdominal.

Es importante destacar que no todos los gatos son intolerantes a la lactosa, y la tolerancia varía de un individuo a otro. Algunos gatos pueden consumir pequeñas cantidades de queso ocasionalmente sin experimentar problemas, mientras que otros pueden tener una tolerancia muy limitada o nula. La intolerancia a la lactosa en los gatos tiende a aumentar con la edad, por lo que un gato que haya tolerado el queso en su juventud podría desarrollar problemas digestivos en la edad adulta.

Pienso de calidad ¡¡Precio excepcional!! Descubre Nature's Variety Selected Sterilised pollo campero, el pienso premium para gatos más económico. Posee un alto contenido en pollo campero, sin cereales y enriquecido con nutrientes esenciales. Tu gato disfrutará de su delicioso sabor, mientras recibe proteínas de calidad y energía fácilmente digerible. ¡Opta por lo mejor para su salud y felicidad!

Tipos de queso que pueden comer los gatos

Entre los cientos tipos de quesos que podemos encontrar en el supermercado, hay algunas variedades que son más adecuadas para los gatos que otras. Si estás pensando en ofrecerle queso a tu felino amigo, es esencial conocer los tipos de quesos y cuál puede ser más apto para tu minino:

  • Queso sin lactosa

    Dado que muchos gatos son intolerantes a la lactosa, optar por quesos sin lactosa, como el queso Philadelphia, puede ser una opción más segura para un gato. Estos quesos están especialmente formulados para reducir o eliminar la lactosa, lo que minimiza el riesgo de problemas digestivos en los gatos.

  • Queso bajo en grasa

    Los quesos bajos en grasa, como el queso cottage o el queso fresco bajo en grasa, son opciones más saludables para los gatos, siempre que toleren la lactosa. Estos quesos contienen menos grasa y calorías, lo que puede ayudar a prevenir el aumento de peso y problemas relacionados con la obesidad felina.

  • Queso sin sal

    Evita darle a tu gato quesos con alto contenido de sal, ya que el exceso de sal puede ser perjudicial para su salud. Opta por quesos con bajo contenido de sal o, mejor aún, sin sal agregada.

  • Queso duro

    Algunos gatos pueden tolerar mejor los quesos duros, como el queso manchego, el cheddar o el queso parmesano, en comparación con los quesos más blandos. Los quesos duros tienden a tener menos lactosa y grasa, lo que puede reducir el riesgo de problemas digestivos.

Comida húmeda de calidad para tu gato Para tener un gato saludable, lo más importante es prestar atención a su alimentación. Los mejores alimentos húmedos para gatos están elaborados con productos frescos de calidad humana, como la comida húmeda Applaws, 100% natural

Queso y gatos: calorías y dietas veterinarias

Es importante ser consciente de los aspectos nutricionales y las implicaciones que tiene el consumo de queso en nuestros mininos.

El queso es un alimento relativamente calórico debido a su contenido de grasa. Un pequeño trozo de queso puede parecer inofensivo, pero estas calorías pueden sumarse rápidamente. Si tu gato ya tiene sobrepeso, es propenso a ganar peso fácilmente o está a dieta para adelgazar, es fundamental controlar estrictamente la cantidad de queso que le das. 

El queso, en especial algunas variedades, puede ser rico en sodio. El sodio es un mineral que puede tener un impacto negativo en la salud de los gatos, especialmente si ya padecen problemas renales, cardíacos o hepáticos. Los gatos con enfermedades crónicas como la insuficiencia renal o la hipertensión pueden ser especialmente sensibles al sodio y deben seguir dietas bajas en este mineral.

Deja un comentario