cómo educar a un gato bebé

Cómo Educar a un Gato desde Cachorro

Contenido

La llegada de un gatito bebé a nuestro hogar es un momento emocionante y lleno de promesas. Sin embargo, es fundamental comprender que la educación y el cuidado adecuados desde una edad temprana son esenciales para establecer las bases de una convivencia armoniosa y satisfactoria.

¿No sabes cómo educar a un gato bebé? No te preocupes, a continuación, te voy a dar consejos y pautas con las que puedes moldear el comportamiento del gatito, para conseguir un gato adulto con un buen comportamiento y un carácter amigable.

Dos básicos al educar a un gato cachorro

Los gatos son animales muy intuitivos y que aprenden como nosotros, por imitación. Si tenemos un gato adulto en casa o ha pasado suficiente tiempo con su mamá, es posible que el cachorro ya sepa utilizar el arenero y el rascador, pero si no es así, se lo tenemos que enseñar cuanto antes.

Bandeja arenero para gatos Trixie
El arenero Berto de Trixie es práctico y fácil de limpiar gracias a sus dos bandejas y un tamiz. Durante la limpieza, la arena se separa de los desechos gracias al tamiz de 6 mm de ancho. El borde extraíble evita que la suciedad se esparza. Con dimensiones de 59 cm x 39 cm, es adecuado para gatos de todos los tamaños y su diseño moderno se adapta a cualquier hogar. Además, permite reutilizar la arena, reduciendo el consumo.

Cómo enseñar a un gatito a usar el arenero

Enseñar a un gatito a usar el arenero es esencial para su desarrollo y la convivencia en casa, y el primer punto a tratar sobre cómo educar a un gato cachorro.

Coloca el arenero en un lugar accesible y tranquilo, pero alejado de su comida y agua

Al principio puedes utilizar areneros para gatos desechables, pero si decides comprar el mejor arenero para gatos desde el principio, debes asegurarte de que pueda acceder bien.

Después de comer, jugar o dormir, llévalo al arenero y ayúdalo a cavar un poco de arena con su pata. Observa y elógialo cuando lo use correctamente, reforzando así su comportamiento positivo.

Puedes utilizar cualquier tipo de arena para gatos, pero mi recomendación es utilizar una sin perfume y mejor si es una arena vegetal, biodegradable, por respetar el medio ambiente. 

Mantén el arenero limpio y fresco cambiando la arena regularmente, y lava el arenero con agua caliente y jabón suave para eliminar olores.

Si tu gatito comete errores, redirige su atención al arenero y sé paciente mientras aprende, evitando regañarlo. Con paciencia y consistencia, tu gatito aprenderá a usar el arenero de manera efectiva, promoviendo un comportamiento adecuado y una convivencia armoniosa en casa.

Rascadores para gatos ¡Dale a tu minino la experiencia perfecta con los mejores rascadores para gatos! Descubre una amplia gama de productos diseñados para satisfacer los instintos naturales de tu felino. Desde rascadores verticales hasta plataformas acolchadas, todo para mantener a tu gatito feliz y saludable. Con materiales duraderos y diseños atractivos, con los mejores rascadores tendrán horas interminables de diversión y ejercicio. ¡Compra ahora y transforma su mundo en un paraíso arañable!

Educar a un gatito para que use su rascador

Educar a un gatito para que use su rascador es fundamental para proteger tus muebles y satisfacer sus instintos naturales. Desde que llega a casa, es importante que tenga un rascador a su disposición y ubicarlo en un lugar accesible y atractivo para él. Utiliza juguetes y golosinas para llamar su atención hacia el rascador, y fricciona catnip en él para hacerlo más atractivo. Intenta que imite tu comportamiento, arañando el rascador con tus manos o un juguete, demostrándole cómo afilar sus garras.

Refuerza positivamente cada vez que observes al gatito usando el rascador correctamente, elogiándolo y premiándolo con caricias o golosinas. Si tienes la oportunidad, coloca varios rascadores en diferentes formas, tamaños y texturas para que pueda elegir el que más le guste. Es importante evitar regañar o castigar al gatito por no usar el rascador, ya que esto podría generar asociaciones negativas y dificultar el proceso de aprendizaje.

Estableciendo rutinas y límites

Cuando tenemos un gato cachorro en casa, lo tomamos en brazos y no lo soltamos. Eso es bastante habitual, pero no es lo deseable.

Hay que darles mimos, caricias y si se deja y no parece molesto, hasta besos, pero hay que establecer ciertos límites, para que cuándo sean mayores no tengamos problemas.

No le cojas cada vez que maúlla

Es frecuente que los cachorros utilicen el maullido como un medio para captar la atención de sus dueños, y es algo hasta cierto punto lógico, pero que puede convertirse en un problema a medida que crece y se hace adulto. No serías el primero que confiesa “Mi gato maúlla sin motivo, sólo para llamar la atención”.

Para abordar esta situación, hay que establecer límites claros desde el principio y resistir la tentación de ceder ante el maullido excesivo. Es importante evaluar primero si el gato tiene alguna necesidad básica sin satisfacer, como que quiere comer, le falta agua o tiene la necesidad de usar la caja de arena, antes de responder a su maullido.

Si el gato maulla sin motivo, no debemos hacerle caso. En cuanto comprenda que maullar sin sentido no le conduce a nada, dejará de hacerlo.

No le dejes que se te suba por las piernas

A menudo, los gatitos pequeños se suben a las piernas de sus dueños como una forma de buscar atención, y es un gesto que nos puede parecer mono al principio y les dejamos. Sin embargo, este comportamiento puede resultar incómodo o incluso doloroso cuando te está clavando las uñas. 

No serías el primero que se pregunta por qué mi gato se sube a mis piernas. Se sube, porque de pequeño no lo evitaste.

Cuando tu gato se suba a tus piernas, evita reaccionar exageradamente o castigarlo, ya que esto puede confundirlo o generarle estrés. En su lugar, basta con que muevas las piernas un poco y descubra que no son estables.

A los gatos no les gustan las cosas que se mueven, sobre todo si se suben en ellas. Cuando comprueba que las piernas se mueven y se puede caer, lo dejará de hacer.

Evitar que el gato juegue con las manos

Los gatitos suelen jugar con las manos o los pies de sus dueños como parte de su comportamiento natural de caza, pero esto puede causar incomodidad y cuando un gato muerde fuerte, puede hacer bastante daño.

Cuando los gatitos juegan mordiendo las manos, a menudo están expresando su instinto de caza y su deseo de interactuar con su entorno de una manera lúdica. Además, las manos en movimiento pueden resultar especialmente tentadoras para ellos debido a su similitud con las presas en movimiento.

Para evitar que el gatito juegue con las manos de manera inapropiada, es importante establecer límites claros desde el principio y enseñarle qué comportamientos son aceptables y cuáles no lo son. 

Lo primero que debemos de hacer es no ofrecer las manos como si fuera un juguete para gatos. Como te he dicho, los gatos enseguida asocian comportamientos que luego puede resultar más complicados erradicar.

Cuando tu gato intente morderte la mano, basta con decir “No”, en un tono alto, que entienda que no está bien y que te hace daño. Al hacerlo, el gatito aprenderá gradualmente que morder las manos no es una forma aceptable de jugar.

En su lugar, le proporcionas un juguete que pueda morder, al que pueda redirigir su atención y energía. De esta manera comprenderá que hay alternativas a tus manos.

Pienso de calidad ¡¡Precio excepcional!! Descubre Nature's Variety Selected Sterilised pollo campero, el pienso premium para gatos más económico. Posee un alto contenido en pollo campero, sin cereales y enriquecido con nutrientes esenciales. Tu gato disfrutará de su delicioso sabor, mientras recibe proteínas de calidad y energía fácilmente digerible. ¡Opta por lo mejor para su salud y felicidad!

No le des comida de tu plato

En muchas ocasiones malcriamos a nuestros gatitos, les hacemos caso y les damos caprichos que al principio pueden resultar graciosos, pero que con el tiempo se convierten en un verdadero problema.

Debemos acostumbrarnos a que nuestro gatito se coma su comida, y ninguna más.
Si tu gato se acerca cuando estás comiendo y empieza a maullar para que le des comida, no lo hagas. El puede sospechar que lo que comes está bueno, pero de momento no lo sabe.

Tras no hacerle caso, probablemente deje de maullar sin más, se vaya y con el tiempo deje de pedir. Si se acerca más, intenta subirse a la mesa, a la encimera de la cocina o si estás en el sofá, se te acerca a coger tu comida, bastará con que le soples en la cara o le des un toque en el hocico.

No le des comida humana cuando estás comiendo, si no quieres dejar de comer tranquilo.

Cómo hacer que mi gato me haga caso

Lograr que tu gato te preste atención y te obedezca puede ser un desafío, pero con paciencia, consistencia y un enfoque adecuado, es posible establecer una comunicación efectiva con tu mascota. Estas son algunas estrategias para lograr que tu gato te haga caso:

  • Comunicación no verbal: Los gatos son muy receptivos a las señales corporales y al tono de voz. Utiliza gestos suaves y tranquilos para comunicarte con tu gato y evita levantar la voz o usar movimientos bruscos, ya que esto puede asustarlo o hacerlo sentir intimidado.
  • Refuerzo positivo: Recompensa a tu gato con elogios, caricias y golosinas cuando obedezca tus órdenes o se comporte de manera deseada. El refuerzo positivo refuerza los comportamientos deseados y fortalece el vínculo entre tú y tu gato.
  • Entrenamiento con clicker: El entrenamiento con clicker es una técnica efectiva para enseñar a tu gato nuevos comportamientos. Asocia el sonido del clicker con una recompensa y utiliza este método para marcar el comportamiento deseado de tu gato.
  • Establecer rutinas: Los gatos son animales de hábitos, por lo que establecer rutinas diarias para la alimentación, el juego y la atención puede ayudar a que tu gato se sienta seguro y predecible en su entorno.
  • Juego interactivo: El juego es una excelente manera de establecer un vínculo con tu gato y estimular su mente y cuerpo. Dedica tiempo a jugar con tu gato todos los días utilizando juguetes interactivos que fomenten el ejercicio y la exploración.

Por último, si quieres educar bien a tu gatito, que te haga caso y responda bien, le tienes que dar mucho cariño y hablarle mucho.

Si te acostumbras a hablar a tu gato de forma cariñosa, acudirá a tu llamada. Nuestra voz tiene que servirle de tranquilizante, de modo que si está nervioso lo podremos calmar hablándole.

Deja un comentario