La Lengua de los Gatos

la lengua de los gatos

Una de las zonas más peculiares en los gatos, sin lugar a duda, es su lengua. No importa si se trata de tu pequeña fiera de hogar o un león africano, la lengua de los gatos y la de todos los felinos de esta especie, ha sido motivo de fascinación y estudios.
Si alguna vez has recibido un lametón de parte de un gato, a simple tacto se nota que es muy diferente a la de una persona, o de otras mascotas como los perros.
La lengua de los gatos tiene grandes funciones que no difieren de la de sus grandes primos salvajes. Se trata de una extensión de su cuerpo fundamental para su rutina diaria debido a que cumple múltiples funciones en el día a día de los felinos.

Lengua gato

¿Cómo es la lengua de un gato?

A simple vista puede parecer una lengua normal, pero si la observas más de cerca encontrarás varías espinas o aguijones minúsculos puntiagudos. Estos son conocidas como papilas.
Cada papila cuenta con una cavidad en forma de U que recoge saliva de la boca y retiene la cantidad equivalente a una décima parte de una gota de un dispensador de colirio.

¿Por qué los gatos tienen la lengua áspera?

Las papilas en los gatos están distribuidas como filamentos y van en una sola dirección, hacía adentro del gato. Al lamer, las papilas van en dirección contraria, generando esa sensación rugosa y áspera como el de una lija.
Sumado a esto, el principal compuesto de las papilas es la queratina, un componente responsable en la dureza de sus uñas. La lengua de los gatos tiene una gran influencia en su rutina y modo de vida, no es una función al azar sino una pieza para facilitar muchas de sus tareas.

  1. Comer y beber

    El peculiar diseño de sus lenguas tiene una función al momento de comer, dado que actúa como raspador para carne y huesos. En grandes felinos, estas papilas son mucho más grandes y filosas con el fin de ayudar a retener a sus presas.
    ¿Sabías que los gatos desafían la gravedad al tomar agua? Al tomar agua los gatos en lugar de doblar su lengua hacia arriba, como los perros, lo hacen, al contrario.
    Retienen agua en sus papilas y retrayendo el miembro en un rápido movimiento, generando un solo chorro donde pueden tomar grandes cantidades de agua en poco tiempo.

  2. Acicalamiento en gatos

    Las pequeñas cavidades en sus papilas son parte fundamental en el aseo de los gatos, en ella se acumula la saliva que utilizan durante su baño. Al lamerse, la lengua carga las cavidades y libera el 50% de la cantidad en cada lamida.
    Este método en su manera de refrescamiento natural, así que si hay mucho calor y tu gato se baña mucho, puedes ayudarle a refrescarse.
    Por otra parte, si le has pillado haciendo algo indebido o comienza a lamerse de manera impulsiva, es su manera de librarse de una carga repentina de estrés.

  3. Demostraciones de cariño: mi gato me lame

    En el lenguaje de los gatos, lamerse es un lujo entre ellos y es poco común. Sin embargo, no es de extrañar que los gatos suelan ser agradecidos con lamidas a sus compañeros humanos.
    Los gatos a diferencia de los perros suelen ser algo distantes, pero eso no significa que no sean agradecidos. Si tu minino o un minino extraño te ha lamido, considérate afortunado.

Enfermedades de la lengua en gatos

El gato puede desarrollar enfermedades en la lengua, pero estas surgen motivadas por otras enfermedades.
Si ves lesiones o ulceras en la lengua de tu minino debes acudir al veterinario para que realice un diagnóstico, entre las posibles causas de enfermedades en la lengua del gato está:

  • Enfermedades inmunodeficientes
  • Infecciones respiratorias avanzadas
  • Poxvirus
  • Herpes felino
  • Estomatitis

Las enfermedades en la lengua del gato son un síntoma de una enfermedad alojada en tu minino. Vale destacar que los gatos son animalitos muy orgullosos y no les gusta mostrar debilidad, así que está atento a los cambios de ánimo de tu peludito en todo momento.
Si notas que ha comido poco, no está tomando agua, ha cambiado sus hábitos de limpieza o pasa mucho tiempo escondido, es buena idea que planifiques una visita al veterinario.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Deja un comentario