10 cosas que odian los gatos

10 Cosas que Odian los Gatos y que Deberías Evitar

Contenido

Los gatos, esas criaturas fascinantes y enigmáticas que comparten nuestros hogares, son unos inmejorables animales de compañía. Si tienes un gato en casa sabes a lo que me refiero, nos roban el corazón, sin embargo, no es ningún secreto que estos felinos peludos tienen una larga lista de preferencias y aversión a algunos de nuestros comportamientos, para con ellos.

En este artículo te invito a explorar las 10 cosas que odian los gatos y que deberías evitar, para mejorar la relación con tu minino. Si comprendemos mejor lo que desagrada a nuestros amigos felinos, podemos mejorar su bienestar evitando todo aquello que los molesta, y que no nos costaría nada cambiar de nuestra relación diaria.

Si eres un amante de los gatos o estás pensando en adoptar uno, esta guía te proporcionará una visión valiosa sobre cómo hacer que la vida de tu felino sea más feliz y armoniosa, evitando esas cosas que detestan. ¡Prepárate para aprender a convivir de manera más armoniosa con tus gatitos!

Pienso de calidad ¡¡Precio excepcional!! Descubre Nature's Variety Selected Sterilised pollo campero, el pienso premium para gatos más económico. Posee un alto contenido en pollo campero, sin cereales y enriquecido con nutrientes esenciales. Tu gato disfrutará de su delicioso sabor, mientras recibe proteínas de calidad y energía fácilmente digerible. ¡Opta por lo mejor para su salud y felicidad!

1. El baño

Los gatos son conocidos por su independencia y comportamiento meticuloso en lo que respecta a su aseo personal. Uno de los estereotipos más arraigados sobre los gatos es su aversión al agua. La mayoría de los felinos, si se les sumerge o rocía con agua, reaccionan con resistencia y, a menudo, muestran signos de estrés o incomodidad.

Esta aversión al agua tiene sus raíces en la evolución de los gatos como depredadores terrestres. Sus ancestros salvajes desarrollaron pelajes repelentes al agua y se adaptaron para mantenerse secos en su entorno natural. Además, los gatos son animales altamente sensibles a cambios de temperatura y, en general, prefieren climas secos y cálidos.

Si bien existen circunstancias excepcionales en las que puede ser necesario bañar a un gato, como en casos de grave suciedad o infestaciones de parásitos, es importante abordar esta tarea con precaución y paciencia. La mayoría de los gatos pueden mantener su higiene de manera efectiva por sí mismos, y forzar un baño puede causar estrés tanto al gato como al dueño. En lugar de bañar a tu gato con frecuencia, es mejor proporcionarle una dieta equilibrada y cepillado regular para mantener su pelaje en óptimas condiciones, respetando su aversión innata al agua.

Si quieres más informacion sobre el baño de los gatos, puedes visitar estos dos artículos:

2. Ruidos fuertes

Los gatos son animales notoriamente sensibles a los ruidos fuertes. Su aguda audición les permite detectar sonidos que son inaudibles para nosotros, los humanos, y esta característica a menudo los hace reaccionar de manera negativa ante ruidos repentinos o estridentes.

Los ruidos fuertes pueden causar una variedad de reacciones en los gatos, que van desde el miedo y la ansiedad hasta la agresión o el escondite. Estas reacciones son una respuesta natural de autodefensa ante lo desconocido o potencialmente amenazante.

Para ayudar a tu gato a lidiar con ruidos fuertes, es importante crear un ambiente tranquilo y seguro en el hogar. Esto puede incluir la reducción de ruidos excesivos cuando sea posible, como el volumen de la televisión o la música. Además, proporcionar a tu gato un lugar seguro para refugiarse, como una habitación tranquila con su cama y juguetes favoritos, puede ayudar a mitigar su estrés cuando los ruidos fuertes sean inevitables.

Camas para mejorar el descanso de tu gato ¡Dale a tu gatito el regalo perfecto con una acogedora cama para gatos! Diseñadas pensando en la comodidad y el estilo de tu peludo amigo, selecciona entre cientos de camas suaves y duraderas. El lugar ideal para que tu gato descanse y se relaje. ¡Haz que se sienta como en casa hoy!

3. Olores fuertes

Los gatos tienen un sentido del olfato excepcionalmente agudo, lo que significa que son altamente sensibles a los olores fuertes y desagradables. Estos felinos poseen una región especializada en su nariz llamada el órgano de Jacobson o órgano vomeronasal, que les permite detectar y analizar olores de manera aún más precisa que los humanos.

Cuando los gatos se encuentran con olores que detestan, su reacción puede variar. Algunos gatos pueden mostrar signos de incomodidad, como estornudos, jadeos o incluso intentar alejarse de la fuente del olor. Otros gatos pueden reaccionar de manera más dramática, rascándose o frotándose contra objetos para tratar de eliminar el olor de su pelaje.

Para evitar el estrés o la incomodidad de tu gato debido a olores fuertes, es importante mantener su entorno limpio y libre de olores desagradables, como los de lejía, ajo, cítricos o tabaco.

Esto incluye la limpieza regular de su bandeja de arena, cambiar la arena del arenero, y mantener limpia su área de alimentación, así como la ventilación adecuada en el hogar para evitar la acumulación de olores.

Arena para gatos biodegradable Amazon La arena para gatos a base de fibras de Amazon es una solución ecológica y eficiente para los amantes de los felinos. Elaborada con un 100% de fibra orgánica pura, esta arena se compone de materiales reciclados y fuentes controladas, lo que la hace amigable con el medio ambiente. Su fórmula aglomerante ofrece un control efectivo de olores y es tres veces más absorbente que la arcilla, asegurando una mayor durabilidad. Además, esta arena está certificada para desecharse de manera segura a través del inodoro, simplificando la limpieza y reduciendo el impacto ambiental.

4. Cogerlos en brazos

Sostener a un gato en brazos puede ser una experiencia gratificante para nosotros, pero es importante abordar esta interacción con sensibilidad y respeto por las preferencias de tu felino. Sin duda, coger a tu gato en brazos está muy alto en el top five de las 5 cosas que no les gustan a los gatos y que les hacemos de forma habitual. Estos son algunos consejos para tener en cuenta, si quieres que tu gato no se sienta incómodo y desprotegido cuando lo tomas en brazos:

  • Personalidad del gato: Cada gato es único. Algunos adoran ser abrazados y acariciados, mientras que otros pueden sentirse incómodos o estresados cuando los cargan. Observa las señales de tu gato para determinar si disfruta de esta interacción.
  • Apoyo adecuado: Al levantar a tu gato, asegúrate de proporcionar un soporte firme pero suave debajo de su cuerpo para que se sienta seguro. Evita apretar demasiado o sujetar solo por las patas delanteras.
  • Duración limitada: Las sesiones de sostener a tu gato en brazos deben ser breves, especialmente al principio. Comienza con unos minutos y, con el tiempo, aumenta gradualmente la duración si tu gato se siente cómodo.
  • Recompensas: Refuerza la experiencia positiva con elogios y recompensas, como golosinas, para que tu gato asocie el momento en brazos con algo agradable.

5. Algunas caricias, cuidado con donde los tocas

Los gatos son conocidos por su amor por las caricias y las muestras de afecto, pero no todos disfrutan de la misma manera de ser acariciados. Saber dónde les gusta más a los gatos recibir caricias es fundamental para establecer una relación armoniosa con tu felino. Sigue estas pautas genéricas:

  • Cabeza y cuello: La mayoría de los gatos adoran ser acariciados en la cabeza y el cuello. Puedes acariciar suavemente sus mejillas, detrás de las orejas y la parte superior de la cabeza. Muchos gatos ronronean y cierran los ojos de placer cuando los acarician en esta zona.
  • Espalda y lomo: La espalda y el lomo son áreas seguras para acariciar a la mayoría de los gatos. Realiza movimientos suaves desde la cabeza hacia la cola. Evita aplicar demasiada presión, ya que algunos gatos pueden ser sensibles en esta zona.
  • Barriga, patas traseras y cola: Estas áreas son más delicadas y su recepción puede variar según el gato. Algunos gatos disfrutan de caricias suaves en el vientre, mientras que otros pueden reaccionar con mordiscos o arañazos. Las patas traseras y la cola son áreas sensibles y es mejor evitar acariciarlas a menos que tu gato lo acepte de manera evidente.
  • Cola: Algunos gatos toleran caricias en la base de la cola, pero ten cuidado, ya que esta zona también puede ser sensible. Observa las reacciones de tu gato para determinar si le gusta o no.

Recuerda que cada gato es único, por lo que es importante prestar atención a las señales que te envía. Si tu gato muestra incomodidad o agresividad al ser acariciado en ciertas áreas, respeta sus límites y enfoca tus caricias en las zonas que disfruta más.

6. Cambios de rutina

Los gatos son criaturas de hábitos arraigados que valoran la estabilidad en su rutina diaria. Cualquier cambio en su entorno o rutina puede desencadenar estrés en estos felinos. La ansiedad es una respuesta común a los cambios de rutina, manifestándose en comportamientos como maullidos excesivos, acicalamiento compulsivo y alteraciones en la alimentación o dejar de usar de la caja de arena.

Para ayudar a tu gato a adaptarse a los cambios, es esencial hacer las modificaciones gradualmente. Proporciona un espacio seguro y familiar, mantén horarios de alimentación y juego constantes y, en caso de mudanzas, recrea un ambiente lo más parecido posible al anterior. La paciencia y la sensibilidad son clave para mitigar el estrés que los cambios pueden causar en tu felino.

Antiestrés para gatos Feliway Feliway Classic es una solución natural y eficaz para reducir el estrés en los gatos y prevenir comportamientos no deseados como el marcaje con orina, miedos o acicalamiento excesivo. Mejora el bienestar y el comportamiento de tu gato en todo tipo de situaciones de estrés. Este producto es recomendado por veterinarios, no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones, y no es un sedante ni un tranquilizante, ni un medicamento.

7. Puertas cerradas

Los gatos son criaturas curiosas por naturaleza y pueden tener reacciones interesantes cuando se encuentran con puertas cerradas en su hogar. Las puertas cerradas pueden representar una barrera para su exploración y, en algunos casos, pueden generar frustración o ansiedad.

Cuando un gato se enfrenta a una puerta cerrada, su respuesta puede variar. Algunos pueden intentar abrir la puerta rascándola o golpeándola con sus patas. Otros pueden maullar en la puerta o vocalizar para expresar su deseo de acceder al área detrás de la puerta. En situaciones más extremas, un gato puede simplemente dar la vuelta y buscar otra actividad.

Es importante tener en cuenta que los gatos a menudo prefieren acceder a todas las áreas de su hogar, por lo que proporcionarles acceso a las habitaciones seguras y permitirles explorar puede ayudar a satisfacer su curiosidad y reducir la frustración. Además, asegúrate de que las puertas no representen un peligro para tu gato si intenta abrirlas por sí mismo, si permites que tu gato entre y salga de casa, una buena opción es instalar una gatera.

8. Visitar al veterinario

Las visitas al veterinario son una parte importante del cuidado de tu gato. Aunque a menudo los gatos pueden mostrar resistencia o ansiedad ante la idea de ir al veterinario, estas visitas son esenciales para mantener su salud y bienestar.

Cuando programes una cita con el veterinario, es importante estar preparado y minimizar el estrés para tu gato. Utiliza un transportín para gatos adecuado y cómodo para transportar a tu gato de manera segura. También es recomendable mantener la calma y evitar mostrar ansiedad, ya que los gatos pueden detectar tu estado emocional.

Durante la visita al veterinario, el profesional realizará un examen físico completo y puede administrar vacunas o realizar pruebas si es necesario. Es importante discutir cualquier preocupación o síntomas que hayas notado en tu gato para que el veterinario pueda brindarte el mejor consejo y atención posible.

Para que las visitas al veterinario sean menos estresantes para tu gato, es fundamental mantener un enfoque positivo. Después de la cita, recompensa a tu gato con mimos y cariño, y asegúrate de que tenga un ambiente tranquilo y familiar para su recuperación en casa, te puede ser de utilidad poner un difusor de feromonas felinas Feliway.

9. Tomar medicación

Administrar medicación a tu gato es una parte importante del cuidado de su salud, pero puede resultar desafiante en ocasiones debido a la reluctancia de muchos felinos para tomar medicamentos. Estos son algunos consejos para hacer más fácil este proceso:

  • Consúltalo con el veterinario: Siempre sigue las instrucciones del veterinario en cuanto a la dosis y el horario de administración de los medicamentos. Asegúrate de comprender completamente las indicaciones antes de salir de la clínica.
  • Cambiar el formato del medicamento o “engañarle”: Pregunta a tu veterinario si es posible obtener la medicación en una forma más atractiva para los gatos, como líquidos o formas triturables. También puedes usar dispositivos como “pill pockets” o golosinas que ocultan las pastillas, puede ser el momento de darle queso a tu gato, que les gusta mucho y puede ocultar la medicación.
  • Mantén la calma: Aproxímase a tu gato con calma y seguridad. Si necesitas sostenerlo, hazlo con suavidad pero de manera firme para evitar arañazos o mordiscos.
  • Premia y tranquiliza: Después de administrar la medicación, recompensa a tu gato con una golosina o mimos para asociar la experiencia con algo positivo.
  • Consistencia: Administra la medicación a la misma hora todos los días para establecer una rutina. Si olvidas una dosis, consulta a tu veterinario antes de duplicarla.
  • Comunicación con el veterinario: Si notas efectos secundarios o cambios en el comportamiento de tu gato, comunícalo a tu veterinario de inmediato.

10. Comida húmeda fría

La temperatura de la comida húmeda o comida casera es un aspecto importante para los gatos. En general, prefieren alimentos a temperatura ambiente o ligeramente tibios en lugar de fríos. Esto se debe a que su organismo está adaptado para digerir alimentos en ese rango de temperatura. La comida fría puede afectar la sensibilidad dental de los gatos y dificultar la percepción de sabores. Además, la digestión de alimentos fríos puede requerir más energía, lo que podría causar malestar estomacal.

Si tienes alimentos enlatados en el refrigerador, es recomendable dejar que alcancen la temperatura ambiente antes de servirlos. Puedes lograrlo sacando la lata con anticipación o calentándola ligeramente en el microondas, asegurándote de verificar la temperatura antes de ofrecerla. Esta precaución es especialmente importante en climas fríos. En resumen, la comida fría rara vez es la preferencia de los gatos, y es mejor asegurarse de que su comida esté cómoda y fresca para estimular su apetito y mantener su bienestar general.

Espero que la información de este artículo te haya gustado y que la pongas en práctica. Si tienes alguna experiencia que quieras compartir, te leo en los comentarios.

Deja un comentario