gata con cria de gato muerta

Qué hacen las Gatas Cuando se les Muere una Cría

Contenido

La gestación felina dura unos dos meses, entre 63 y 67 días. De las 4 a 5 crías que suelen tener en un parto las gatas, es posible que alguna de ellas nazca muerta o pueda fallecer a los pocos días del parto. Cuando una cría de gata muere, las gatas suelen mostrarse cariñosas y ofrecer cuidados a los gatitos fallecidos, aunque en algunos casos y de forma sorprendente pueden comerse a los gatitos muertos. Es difícil determinar la causa de muerte solo observando externamente, por lo que se recomienda contactar al veterinario si toda la camada está muriendo.

Es importante ofrecer a las gatas un ambiente tranquilo y cómodo para su recuperación. Es destacable la importancia de prevenir la muerte de crías a través de una correcta nutrición y un entorno seguro durante el parto y el cuidado de las crías. 

Mejores camas para gatos
Elegir la cama adecuada para tu gato es esencial para su comodidad y bienestar. Las camas para gatos ofrecen un lugar seguro y cómodo donde pueden descansar y relajarse. Es importante considerar el tamaño, la forma y el material de la cama para adaptarla a las preferencias de tu gato. La elección correcta puede ayudar a tu felino a dormir mejor y reducir el estrés, asegurando un amigo peludo feliz y relajado.

Comportamiento de las gatas ante la muerte de una cría

La muerte de una cría es un acontecimiento que afecta profundamente a las gatas, al igual que nos afectan a nosotros, los seres humanos. Sin embargo, la reacción de cada gata puede ser única y variar considerablemente. Estas reacciones son una manifestación de su instinto de supervivencia y su instinto maternal. Estas son las diferentes acciones que las gatas pueden emprender cuando se enfrentan a la pérdida de una cría:

  • Intento de reanimación: Algunas gatas pueden intentar revivir a una cría que parece inmóvil o fría, lamiéndola con determinación, en un esfuerzo por despertarla.
  • Búsqueda y maullidos persistentes: Otras gatas pueden buscar incansablemente a la cría muerta, siguiendo su rastro de olor en el nido y fuera de él. Esto puede ir acompañado de maullidos persistentes mientras tratan de localizarla. Con el tiempo, esta búsqueda suele disminuir, y la gata vuelve su atención a los gatitos vivos.
  • Se la come: Por instinto, algunas gatas pueden decidir comerse a la cría que no ha sobrevivido. Esto no solo les proporciona nutrientes necesarios, sino que también ayuda a prevenir posibles enfermedades infecciosas entre los cachorros restantes.
  • Separación de la cría muerta: En un primer momento, la gata puede no reconocer que la cría está muerta y procederá como si estuviera viva, cortando el cordón umbilical y limpiando la placenta. A medida que la cría se enfría, es probable que la gata la aparte, dejándola en un extremo del nido. En ese punto, es importante retirarla para evitar infecciones.
  • Aumento de la atención a las crías supervivientes: Algunas gatas pueden intensificar su cuidado hacia los gatitos restantes, manteniéndose en estado de alerta constante, descuidando su propio descanso y percibiendo cualquier estímulo como una posible amenaza para sus hijos.
  • Desatención de la camada: Por otro lado, algunas gatas pueden mostrar desinterés total en el cuidado de las crías supervivientes, manifestando apatía y falta de atención hacia ellas. Esto puede ocurrir en gatas primerizas o cuando la camada es numerosa, o si detectan alguna anomalía en una de las crías.

Es crucial recordar que las reacciones de las gatas varían y dependen de diversos factores, como la personalidad de la gata, sus experiencias previas con camadas y su estado de salud y nivel de estrés. Como cuidadores, es esencial brindar apoyo y comprensión a las gatas durante este momento delicado, así como tomar medidas para garantizar el bienestar de las crías sobrevivientes si la mamá las desatiende, dándoles leche para gatitos, si fuera necesario.

Causas de muerte de las crías en gatas

La muerte de las crías en las gatas puede deberse a varias causas, siendo importantes de identificar para poder tomar las medidas adecuadas. A continuación, exploraremos dos causas comunes de muerte en las crías de gatas: problemas de salud durante el parto y malformaciones congénitas.

Problemas de salud durante el parto

Durante el parto, las gatas pueden enfrentarse a diversos problemas de salud que pueden llevar a la muerte de las crías. Algunas gatas pueden tener dificultades en el trabajo de parto, como una infección uterina o un debilitamiento del sistema inmunológico. Estas complicaciones pueden afectar la viabilidad y supervivencia de las crías, llevando a su muerte poco después del nacimiento.
Las gatas también pueden experimentar dificultades en la expulsión de las crías, lo que puede resultar en lesiones graves e incluso en la muerte de los gatitos. La falta de oxígeno durante el parto también es una causa común de muerte neonatal en las crías de gatas. En algunos casos, se requiere atención veterinaria de emergencia para salvar a las crías y a la madre.

Malformaciones congénitas

Otra causa de muerte en las crías de gatas son las malformaciones congénitas, que son anomalías estructurales presentes desde el nacimiento. Estas malformaciones pueden afectar diferentes órganos y sistemas del cuerpo de las crías, dificultando su supervivencia.
Algunas malformaciones congénitas pueden ser evidentes externamente, como deformidades físicas o anormalidades en los órganos. Sin embargo, otras malformaciones pueden no ser visibles a simple vista y solo pueden ser diagnosticadas mediante exámenes médicos completos. Estas malformaciones pueden afectar el desarrollo y el funcionamiento normal de las crías, lo que puede conducir a su muerte prematura.

Alimentos de calidad para tu gato
Para tener un gato saludable, lo más importante es prestar atención a su alimentación. Los mejores piensos para gatos están elaborados con productos frescos y crudos, son biológicamente apropiados, como el pienso Acana, uno de los mejores piensos premium para gatos, por su excelente relación calidad precio.

Prevención de la muerte de crías en gatas

  1. Nutrición adecuada de la madre gata

    La alimentación adecuada de la madre gata durante el embarazo y la lactancia es crucial para prevenir la muerte de crías. Es importante proporcionarle una dieta equilibrada y de calidad, especialmente formulada para gatas en estos periodos.
    Hay piensos específicos para gatas en periodo de gestación y lactantes, como Royal Canin Mother & Babycat.
    Esta alimentación debe ser rica en nutrientes esenciales como proteínas, vitaminas y minerales, para asegurar el desarrollo adecuado de los gatitos y fortalecer su sistema inmunológico.

  2. Creación de un entorno seguro para el parto y cuidado de las crías

    Es fundamental preparar un entorno tranquilo, cálido y seguro para que la madre gata dé a luz y cuide a sus crías. Proporcionarle una caja de parto con suficiente espacio y revestimiento suave ayudará a que se sienta cómoda y protegida.
    Es recomendable colocarla en un lugar tranquilo de la casa, lejos de ruidos y corrientes de aire excesivas. Esto reducirá el estrés y aumentará las posibilidades de supervivencia de las crías.
    Asimismo, es importante mantener una buena higiene en el área de crianza, limpiando regularmente la caja de parto y asegurándose de que esté libre de suciedad y gérmenes que puedan poner en riesgo la salud de los gatitos.

  3. Castración como medida preventiva

    La esterilización de las gatas es una medida altamente recomendada para prevenir la muerte de crías y evitar problemas de salud en las gatas. La esterilización temprana puede prevenir camadas no deseadas y, a su vez, reducir la posibilidad de complicaciones durante el parto. Además, la castración ayuda a prevenir enfermedades reproductivas y reducir el riesgo de cáncer de mama y otras patologías en las gatas.
    Es importante consultar con un veterinario de confianza para conocer cuál es el momento más adecuado para realizar la castración y recibir orientación sobre el procedimiento y cuidados postoperatorios.

Aplicar estas medidas preventivas ayudará a asegurar la salud y bienestar tanto de la madre gata como de sus crías, reduciendo las posibilidades de muerte prematura y favoreciendo un crecimiento adecuado.

Determinar la causa de muerte de las crías

Una de las preocupaciones que surgen cuando una cría de gata fallece es determinar la causa de su muerte. En algunos casos, es posible observar externamente algunas señales que pueden indicar posibles causas, sin embargo, esto puede no ser suficiente para obtener un diagnóstico certero.

Observación externa vs. consulta con el veterinario

La observación externa de la cría fallecida puede proporcionar algunas pistas sobre la posible causa de muerte. Por ejemplo, si se percibe alguna anomalía física o malformación evidente, podría sugerir que la cría nació con problemas congénitos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que sin un examen más profundo, esta suposición podría ser incorrecta.
Ante la muerte de una cría, es recomendable consultar con un veterinario especializado. El veterinario, a través de exámenes más detallados y pruebas clínicas, podrá determinar con mayor precisión la causa de muerte. Puede realizarse una necropsia para encontrar posibles afecciones internas o realizar análisis adicionales para descartar enfermedades.
La consulta con el veterinario permite obtener información valiosa para prevenir futuras muertes en camadas posteriores. Además, el veterinario puede brindar recomendaciones acerca de cuidados específicos para la madre gata y las crías supervivientes.

  • Es importante destacar que el veterinario posee los conocimientos y la experiencia necesarios para realizar un diagnóstico adecuado.
  • La observación externa puede ser útil, pero no debe reemplazar la consulta veterinaria.

Separación adecuada de los gatitos de su madre

La separación de los gatitos de su madre es un proceso que debe ser llevado a cabo de manera adecuada, teniendo en cuenta ciertos aspectos importantes para garantizar el bienestar de ambos. 

Tiempo necesario para la separación

Es fundamental permitir que los gatitos se desarrollen correctamente antes de separarlos de su madre. Generalmente, se recomienda esperar al menos entre ocho y diez semanas de edad para realizar esta separación. Durante este tiempo, los gatitos dependerán de la leche materna para su nutrición y recibirán una serie de importantes aprendizajes y estímulos por parte de su madre.

Destete y socialización de los gatitos

El proceso de destete es una etapa crucial en la separación de los gatitos de su madre. A partir de las cuatro semanas de edad, se puede comenzar a introducir alimentos sólidos y gradualmente disminuir la lactancia materna. Es importante proveer una dieta balanceada y adecuada a las necesidades de crecimiento de los gatitos. 
Paralelamente al destete, es esencial fomentar una correcta socialización de los gatitos. Esto implica exponerlos a diferentes estímulos y situaciones, como el contacto con otros animales y personas, para que puedan adaptarse y desarrollar habilidades sociales adecuadas desde temprana edad. Es recomendable realizar este proceso en un entorno seguro y controlado, donde los gatitos puedan explorar y aprender sin correr riesgos.

Conclusiones

La separación adecuada de los gatitos de su madre implica esperar el tiempo necesario, permitiendo así su desarrollo físico y emocional antes de separarlos. El proceso de destete gradual y la socialización temprana son aspectos clave para garantizar su bienestar y futura adaptación en su entorno. 
Recordemos que cada gatito es único y puede tener diferentes necesidades, por lo que es fundamental observar y adaptarse a cada caso particular. Siguiendo estos consejos, estaremos contribuyendo al cuidado y desarrollo saludable de los gatitos.

Dudas frecuentes sobre el comportamiento de las gatas en esta situación

  • ¿Las gatas sufren por la muerte de una cría?

    Una pregunta común es si las gatas experimentan sufrimiento ante la muerte de una cría. El sufrimiento es una apreciación subjetiva difícil de determinar en los animales.
    No podemos saber con certeza si las gatas sufren emocionalmente, pero es importante destacar que su instinto de cuidado se centra en las crías supervivientes. Su enfoque principal estará en proteger, alimentar y criar a las crías que están vivas.
    Es posible que muestren señales de tristeza o inquietud, pero no podemos atribuirles emociones humanas con certeza.

  • ¿Qué pasa si toda la camada está muriendo?

    Si todas las crías de una camada están muriendo, es crucial contactar de inmediato al veterinario.
    La muerte masiva de los gatitos puede ser indicativo de una grave situación de salud, tanto para las crías como para la madre gata. El veterinario podrá evaluar la situación, determinar la causa de la muerte y brindar el tratamiento adecuado si es necesario.
    No se debe ignorar esta situación, ya que puede ser un indicio de un problema grave que requiere atención médica inmediata.

Ambiente y cuidados tras la muerte de una cría

Tras la pérdida de una cría, es fundamental brindar a la gata un ambiente tranquilo y confortable para que pueda recuperarse emocionalmente. La muerte de una cría puede generar un impacto en la madre, y es importante facilitar un espacio seguro y apacible donde pueda procesar su dolor.
Para crear un entorno propicio para la recuperación de la gata, es recomendable asegurarse de que tenga un lugar tranquilo y apartado donde pueda descansar. Es importante evitar situaciones estresantes o ruidosas que puedan alterar su estado emocional. Además, es aconsejable proporcionarle una cama o una zona suave y cómoda donde pueda descansar.
Es conveniente ofrecerle una alimentación adecuada y equilibrada para garantizar su bienestar físico y favorecer su recuperación. La gata puede necesitar un poco más de atención y cariño en este momento difícil, por lo que es importante mantener una actitud comprensiva y cercana.
No se debe forzar la interacción con la gata si ella no lo desea. Cada gata tiene su propio ritmo de recuperación y es fundamental respetar su espacio y tiempo. Observa y respeta las señales que ella te transmita, acercándote suavemente si ella se muestra receptiva al contacto.
Es normal que la gata pueda presentar cambios en su comportamiento durante el período de duelo, como pérdida de apetito o momentos de tristeza. En estos casos, es importante estar atentos y proporcionarle un ambiente tranquilo y libre de tensiones donde pueda sentirse segura.
Si la madre gata tiene otras crías supervivientes, es esencial mantener un cuidado adecuado y garantizar que reciban todos los cuidados necesarios. Puedes delegar en la madre para que siga ofreciendo sus instintivos cuidados y mantener el vínculo entre ellos.

Deja un comentario