tipos de vómitos en gatos

¿Por qué mi Gato Vomita? Causas y Tratamiento

Contenido

Es posible que en alguna ocasión te hayas encontrado con un vómito de tu mascota, y no es demasiado agradable.

Es evidente que el vómito en los gatos tiene un origen digestivo, pero hay diferentes motivos que pueden provocar el vómito. Tenemos las causas habituales leves, pero también causas excepcionales y peligrosas, en las que hay que tomar partido y consultar con un veterinario.

Si estás interesado en conocer por qué mi gato vomita, en este artículo te propongo aprender a reconocer las causas que han causado el vómito en el gato, para determinar el tipo de atenciones y cuidados que necesita.

Pienso de calidad ¡¡Precio excepcional!! Descubre Nature's Variety Selected Sterilised pollo campero, el pienso premium para gatos más económico. Posee un alto contenido en pollo campero, sin cereales y enriquecido con nutrientes esenciales. Tu gato disfrutará de su delicioso sabor, mientras recibe proteínas de calidad y energía fácilmente digerible. ¡Opta por lo mejor para su salud y felicidad!

Causas habituales del vómito en gatos

Las causas pueden abarcar desde hechos comunes, motivados por el modo de vida regular de tu gato, así como situaciones excepcionales que requieren intervención veterinaria. Lo único que te puedo dar por sentado es que la mayoría de los detonantes de la emesis en gatos, son ellos mismos y en segundo lugar, el origen hay que buscarlo en la dieta del gato.

1. Bolas de pelo

No exagero cuando afirmo que ellos mismos y su forma de vida, tienen gran culpa de muchos de su vómitos: el aseo excesivo es el origen de las bolas de pelo en su sistema digestivo, y causa habitual de que tu gato vomite abundantemente. Si tu minino cuenta con un manto de pelo largo o semilargo, el vómito puede ser bastante habitual, pero es una situación que puedes reducir con un pienso para gatos de calidad, mantener una rutina de cepillado y proporcionarle complementos alimenticios que le ayuden a digerir las bolas de pelo, el más popular es la malta para gatos

El pienso recomendado para este tipo de problemas, debe incluir gran cantidad de fibra y malta porque ayuda a mantener estable el delicado ciclo intestinal de los gatos. La acumulación de pelo en el sistema digestivo de los felinos, irrita la mucosa que rodea el interior del intestino, provocando diferentes problemas digestivos, el más habitual son los vómitos, aunque también pueden surgir oclusiones intestinales, mucho más peligrosas.

2. Obstrucciones intestinales

Las obstrucciones intestinales pueden ocurrir cuando un gato ingiere objetos extraños como hilos, trozos de plástico o partes de juguetes. A medida que estos objetos avanzan a lo largo del tracto gastrointestinal, pueden quedar atrapados y bloquear parcial o totalmente el paso de los alimentos y líquidos.

Los síntomas de una obstrucción intestinal en un gato pueden incluir vómitos, letargo, pérdida de apetito, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea. Si sospechas que tu gato podría tener una obstrucción intestinal, es crucial buscar atención veterinaria de inmediato.

El tratamiento de una obstrucción intestinal puede implicar procedimientos de diagnóstico como radiografías o ecografías para identificar la ubicación y la naturaleza de la obstrucción. En algunos casos, se puede necesitar cirugía para extraer el objeto obstructor y reparar cualquier daño en el intestino.

3. Alteraciones alimentarias por comer en exceso

Las comparaciones entre felinos y humanos son comunes, por la similitud en lo frágil que puede ser el estómago de ambas especies. En ocasiones me han preguntado ¿Por qué mi gato vomita la comida entera? Este es el resultado de que ha comido mucho, sobrepasando sus límites motivando el vómito al poco tiempo. 

Hay que descubrir por qué está comiendo de más, para atajar el problema. Puede suceder que la alimentación que recibe no tiene la calidad adecuada, e intenta comer más para suplir ese defecto, aunque lo más común es que se deba a problemas de estrés o a alguna razón física, como la aparición de diabetes o hipertiroidismo.

También puede ser debido a que haya comido algo que no le ha sentado bien. 

4. Gastritis

La gastritis es una inflamación en el estómago incitada por fuentes tóxicas, como la ingesta de plantas, una reacción adversa a un medicamento, exposición a sustancias químicas o comida en mal estado. 

Si estás viviendo una situación donde tu gato no para de vomitar,  puede que tenga una gastritis en progreso, este padecimiento en gatos se clasifica en dos tipos: aguda o crónica

Cuando la inflamación es severa o crónica, pueden formarse úlceras gástricas. Las úlceras gástricas son lesiones en el revestimiento del estómago que pueden resultar de la inflamación prolongada y la irritación.

5. Pancreatitis

Como el nombre lo indica, es una enfermedad originada en una de las principales fuentes de enzimas digestivas en el cuerpo del gato, el páncreas. Es una enfermedad causada por la inflamación del páncreas y es común ver casos de gatos con pancreatitis aguda que puede afectar en cualquier etapa de su vida. 

Entre los síntomas de la pancreatitis encontrarás apatía y debilidad, dado que son los indicativos más certeros para asegurar si tu gato está bien de salud o no. Además, viene acompañado de otros síntomas generales derivados de problemas gastrointestinales como vómitos consecutivos, dolor en la zona abdominal y diarrea.

6. Intolerancias y alergias

Las intolerancias a determinados alimentos pueden desencadenar el vómito en los gatos. Surgen cuando un gato no puede digerir ciertos ingredientes en su comida, como el gluten o ciertas proteínas.

Por otro lado, las alergias alimentarias son reacciones del sistema inmunológico a componentes específicos de la dieta, como el pollo, el pescado o los cereales, y suelen ir acompañadas de algún otro síntoma, como pueden ser los picores en la piel del gato.

En cualquiera de las dos condiciones, conviene consultar a un veterinario para realizar pruebas de alergia y ajustar la dieta del gato con un pienso hipoalergénico, que reduzca los episodios de vómitos y garantice una salud óptima para tu mascota.

7. Enfermedades infecciosas y parasitarias

Las enfermedades virales como la panleucopenia felina (parvovirus felino), el virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) pueden provocar vómitos como uno de sus síntomas. Estas enfermedades debilitan el sistema inmunológico del gato, haciéndolo más susceptible a infecciones secundarias y problemas gastrointestinales.

Además, los parásitos intestinales como los gusanos pueden causar irritación en el tracto gastrointestinal, lo que conduce a vómitos frecuentes. Parásitos como los áscaris, los anquilostomas y los cestodos pueden infectar a los gatos y causar una variedad de problemas de salud, incluidos los vómitos.

Comida húmeda de calidad para tu gato Para tener un gato saludable, lo más importante es prestar atención a su alimentación. Los mejores alimentos húmedos para gatos están elaborados con productos frescos de calidad humana, como la comida húmeda Applaws, 100% natural

Tipos de vómitos en gatos por su apariencia

Los gatos saben qué los ha enfermado, pero por razones obvias no te la van a decir, recayendo en nosotros la responsabilidad de averiguar las razones y origen de los vómitos. 

El color, forma y síntomas adicionales del vómito ayudan a descubrir que problema gastrointestinal afecta a tu minino, siendo de mucha ayuda prestar atención, porque el veterinario te hará preguntas al respecto para poder llegar a un diagnóstico.

Vómito amarillo en gatos

Los vómitos de color amarillo, son el resultado de un estómago con poco alimento o vacío, dado que el contenido amarillento expulsado por el minino es su bilis. Se trata de un fluido que ayuda al proceso de digestión de los alimentos en el estómago. 

Mi gato vomita espuma blanca y tiene diarrea

La espuma blanca en el vómito de los gatos, es una reacción ante enfermedades como la pancreatitis, insuficiencia renal o hepática, diabetes y en casos paralelos, pero no imposible, puede que haya ingerido alguna sustancia nociva para su organismo. 

En todo caso es lo suficientemente grave, como para llevarlo rápidamente al veterinario.

Mi gato vomita líquido marrón

Si observamos un vómito de color marrón, lo más probable es que tu gato está anunciando que algo no está funcionando bien en alguno de sus órganos internos, el vómito marrón es indicativo de que esta vomitando sangre a medio digerir. Ese cuadro es conocido por hematemesis, sus causas más comunes provienen de varices intestinales o gástricas, parásitos internos y neoplasias.

Mi gato vomita líquido transparente

Si tu gato vomita una sustancia parecida al agua, es un claro indicativo de que ha rechazado la medicina o alimento que le has dado. Los gatos pueden ser tan exquisitos como expresivos y si sienten que algo los va a matar, salivarán en exceso hasta expulsarlo. Es una reacción ridícula pero igual es pertinente que contactes a tu veterinario para descartar cualquier otro problema digestivo.

Mi gato vomita la comida entera, la regurgitación

Si te has preocupado porque tu gato vomita la comida entera, suele ser un síntoma claro de que tienes un gato ansioso, que come en exceso, rápido y sin masticar y es normal que estos voraces peludos regurgiten la comida. Los mininos ansiosos drenan su estrés comiendo en exceso y sin masticar, impidiendo que el estómago pueda digerirlo correctamente y termine expulsándolo mediante el vómito.

Snack natural para gatos El snack natural para gatos MjAMjAM con ternera es una deliciosa bolsa llena de jugosa carne de ternera que hará que tu gato se chupe los labios. Con un alto contenido de carne, no solo ofrece un sabor inolvidable, sino que también promueve el desarrollo muscular. Además, contiene ingredientes naturales como verduras, frutas y hierbas. Este snack también es una fuente de taurina esencial para los gatos y no contiene cereales, lo que lo hace adecuado incluso para estómagos sensibles. Una opción deliciosa y saludable para mimar a tu felino.

¿Qué hacer si mi gato vomita mucho?

Si has notado que tu minino no cesa de vomitar, la principal recomendación es que acudas con un veterinario para que le haga sus exámenes y diagnóstico. Previamente puedes dejar al gato en ayuno, para descartar que algún elemento es su dieta o rutina es el causante de la emesis en el gato.

Tratamiento y remedio de los vómitos en gatos

Cuando tu gato comienza a vomitar, es crucial actuar con prontitud y atención. Esta guía te proporcionará los pasos a seguir para ayudar a tu mascota a recuperarse de los vómitos:

  • Acude al veterinario rápidamente si…

    • Si tu gato es un cachorro menor de seis meses, debes saber que se deshidrata con rapidez. La deshidratación puede ser peligrosa y requerir atención veterinaria inmediata.
    • Si tu gato está vomitando y muestra signos de letargo, descoordinación o cualquier síntoma preocupante, podría ser un signo de intoxicación. Llévalo de inmediato al veterinario.
    • En caso de vómitos persistentes o vómitos acompañados de diarrea con sangre, no esperes. Lleva a tu gato al veterinario de inmediato.
  • Manejo de los vómitos en casa

    • Retira la comida y el agua: Durante aproximadamente dos horas, retira la comida y el agua de tu gato.
    • Ofrece agua poco a poco: Después de ese tiempo, si tu gato no ha vomitado, puedes ofrecerle un poco de agua. Si lo bebe sin vomitar, manténlo bajo observación durante otra hora. Le volveremos a dar otro poco de agua y volveremos a esperar otra hora más.
    • Introducción de la comida: Si tu gato ha tolerado el agua, puedes ofrecerle una dieta blanda compuesta de pollo o pescado blanco hervido, sin sal ni aceite. También se puede agregar un poco de arroz hervido. Evita los alimentos humanos que solemos tomar cuando pasamos por una gastroenteritis, como el jamón york o el yogur, no le sentarán bien. Si en este punto, tu gato no ha querido beber, ni comer, acude al veterinario.
    • Alimentación en pequeñas cantidades: Ofrece unos 20 gramos de comida aproximadamente y espera una hora. Si tu gato no vomita, puedes ofrecerle más comida en intervalos de una a dos horas.
    • Transición a la dieta habitual: Después de dos o tres días con la dieta blanda, comienza a mezclarla con su comida habitual. Aumenta gradualmente la cantidad de su pienso habitual y reduce la dieta blanda.

Consideraciones finales

Si tu gato comienza a vomitar nuevamente cuando vuelve a su dieta habitual, podría ser alérgico. Consulta a tu veterinario para obtener orientación adicional.

Siguiendo estos pasos y prestando atención a las señales de tu gato, puedes ayudarlo a superar los vómitos y recuperar su salud de manera segura y efectiva. Recuerda siempre buscar ayuda profesional si los síntomas persisten o empeoran.

Deja un comentario